Entradas

Mostrando las entradas de 2018

Tres Colores: Blanco.

Imagen
Allá por los lejanos años de 1994 y 1995 en el mundo del cine de arte no se hablaba de otra cosa que no fuera la trilogía de Kieslowski Tres Colores, después de la cual se retiró. Eran tres películas, cada una representando los colores de la bandera francesa y su significado en ella; azul libertad, blanco igualdad y rojo hermandad. Y para disfrutarse mejor debían verse en ese orden.
Primero me renté el vhs de Azul y me quedé enamorado de la belleza y talento de Juliette Binoche, me impresionó el diseño de producción que naturalmente presentaba en todo momento el color azul y la magnífica banda sonora me enloqueció; la película era poesía pura. Luego al ver que Blanco era una comedia y yo que por esos tiempos creía que la comedia era un género menor me la salté y renté Rojo. Irène Jacob era muy guapa y su trabajo me conmovió, la cinta era mágica, envuelta en el color rojo de telas, anuncios panorámicos gigantes y las luces de los semáforos rebotando en el asfalto mojado. Algunas veces…

Los pretendientes del Oscar a mejor película 2018.

Imagen
Si el Oscar a la mejor película de este año fuera mi hija y las películas nominadas fueran pretendientes que me piden permiso para salir con ella, la cosa estaría así...
Los Archivos del Pentágono. (The Post.) No es que haya algo malo con este chavo, tiene buen tema de conversación sobre la vigilancia al gobierno, el derecho a la libertad de expresión y el empoderamiento de la mujer pero sus formas son un poco anticuadas. Sería un buen partido si estuviéramos en los ochentas o principios de los noventas.
Huye. (Get out.) El asunto con este joven es que aborda su tema de conversación racial desde un punto vista original y eso conquista a todo el mundo... menos a mí. Es un joven divertido, no dudo que sea un buen partido para un par de salidas amenas, pero hasta ahí.
Las Horas más oscuras. (Darkest Hour.) A este muchacho le gusta la historia y la política. Pide un té y galletitas. Es un tipo formal y correcto pero a los cinco minutos ya me aburrió su larga conversación y sabes que con …