Lemony Snicket

¿No se supone que en una película infantil deben aparecer unos animalitos bonitos de ojos tiernos que juegan y se divierten, sobreviven a sus aventuras y al final vuelven a ser felices para siempre? Pues en Lemony Snicket no, de hecho inicia como una trágedia: tres niños se han quedado huerfanos tras un misterioso incendio en el que además de perder a sus padres pierden sus lujosas pertenencias. De ahí los hermanos Baudeliere pasan de mano en mano buscando un tutor adecuado, pero la desgracia parece seguirlos a donde quiera que van.
La manufactura es impecable, el diseño de producción parece salido de un sueño, o más bien de una pesadilla, de Tim Burton, la fotografía es excepcional como todo trabajo del mexicano Lubezki. Las actuaciones son sobresalientes, sobre todo del irreconocible Jim Carrey quién vuelve a las andadas con su caracteristico humor negro y la aparición de excelentes actores como Meryl Streep y Dustin Hoffman en papeles pequeños le dan un buen toque a la cinta.
¿Pero entonces qué tiene que mostrarle a los niños una cinta donde seres malvados tratan de matar a los tiernos protagonistas a cualquier precio, donde estos tres niños afrontan todo tipo de peligros y salen vivos de milagro? Mucho. Es la historia de tres niños desafortunados que aprenden a sobrevivir y sobreponerse a la adversidad solo con la ayuda de sus propias habilidades. Muchos niños y adultos necesitamos aprenderlo.
Saludos.
Luis Luna.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.