Soldado Anónimo.

© Universal Pictures

Todavía me acuerdo del terror que me causo la Tormenta del Desierto, allá por 1991, cuando apenas era un niño y todas las estaciones de televisión interrumpían sus programas para dar largos informativos sobre los ataques químicos que Sadam Hussein dejaba caer sobre Kuwait. Una noche fue la peor, toda la familia frente al televisor, veíamos como la corresponsal de grandes lentes de Televisa, informaba como el gas se iba haciendo presente en la habitación, para luego escuchar a Jacobo Zabludobzky pidiéndole que huyera a su refugio, de pronto la señal se fue... Todos atemorizados, yo con los ojos mojados de miedo, nos quedamos pasmados preguntándonos si Sadam había atacado nuestros satélites... Era una noche de verano y el mundo estaba en guerra.

Catorce años han pasado desde entonces, algunas guerras han terminado, otras nuevas han empezado y muchas otras se han recrudecido... Pero para muchos el recuerdo de La Tormenta del Desierto sigue vivo, para algunos que la vivimos de larga distancia, los que perdieron a alguien allá y también los que participaron en ella; como Anthony Swofford, un soldado americano, quien escribió sus memorias sobre las desventuras pasadas en la Primera Guerra del Golfo, memorias sobre las cuales se basa la película Soldado Anónimo (Jarhead), la tercera incursión de Sam Mendes en la dirección.

© Universal Pictures

Olvídense de las películas de guerra, cuya misión es resaltar el patriotismo y la heroicidad de las armadas, Soldado Anónimo es de otro tipo totalmente diferente, es mas, si le quitamos la arena, el petróleo y las armas, tendríamos la historia de un hombre buscando su lugar en el caos del mundo. Jake Gyllenhaal interpreta a ese hombre, que tras sobrevivir al duro entrenamiento con su sentido del humor intacto, es enviado junto a su escuadrón a patrullar el desierto y esperar la orden de ataque... y esperar... y esperar.

Mendez se arriesga en un trabajo totalmente diferente a sus anteriores cintas y crea una cinta de guerra para una nueva generación con el contexto de la vida moderna, donde el hip hop y el cinismo de nuestros días se hacen presentes, para acompañar a estos hombres abandonados a medio desierto y que entienden que, desgraciadamente, sus compañeros es la única familia que tienen en este desolado desierto, que empieza a trastornar su salud mental.

Otro elemento que sitúa en el día de hoy la historia es el reparto, estelarizada por jóvenes actores que de inmediato se pueden identificar dentro de la nueva generación como: Jake Gyllenhaal, Jamie Foxx, Peter Sarsgaard, acompañados del veterano Chris Cooper.

La pandilla de pubertos, que desgraciadamente se sentaron cerca de mi, no pararon de pedir sangre y violencia, a tal grado de abuchear al final la aburrida, según ellos, película. Lo cual me decepciona bastante, pues ya de por si vivimos en un mundo donde las guerras siguen presentes y a lo largo de la historia hemos sido testigos de sus devastadoras consecuencias y aún así hay quienes giran el pulgar hacia abajo y piden mas... Como decían los personajes de la película: Welcome to the suck. (Bienvenido a la mierda.)

Yo opino: * * *

Soldado anónimo.
(Jarhead)
País: E. U.
Dir.: Sam Mendez.

*=No estacionarse **=Libre con precaución ***=Siga ****=100 km/h

Comentarios

Pabl0 dijo…
Lo sabia!!!! El martes pasado fui al cine y perdi el derecho a elegir peli, como nadie apoyo ver Soldado anonimo, me la perdi, pero esta semana la veo! Gracias por la recomendacion!
Es una muy buena movie digo yo y tambien la munich promete mucho saludos mi querido luisito
Guffo Caballero dijo…
Carnal, qué película es la de la foto del ámgel de abajo??? Saludos.

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.