El Maratón Bourne.

Se encuentra en cartelera la tercer y última parte de las cintas sobre el ex agente secreto de la CIA Jason Bourne, saga de la que soy fanático y antes de lanzarme al cine a verla me renté las primeras dos partes para recordarlas e ir a ver la tercera con la memoria fresca. ¡Y que buenas están! Aquí mi opinión sobre ellas.

© Universal

IDENTIDAD DESCONOCIDA.

Cuando la cinta inicia, el protagonista tiene la memoria totalmente borrada tras ser encontrado a la derivar en los mares de Francia. La única pista para saber quien es, es un número de cuenta de un banco suizo, conforme se acerca a Suiza descubre que sabe hablar varios idiomas, tiene la habilidad de batir a golpes a cuanto hombre se le cruce en frente, que puede usar como armas una pluma o una revista enrollada y conducir peor que un taxista de Monterrey. Pronto descubre que es un súper entrenado agente secreto para la CIA y que ellos están detrás de su cabeza.

Muchos son los aspectos de esta cinta que llamaron la atención, su guión intrigante e inteligente, la cámara en mano en muchas de sus escenas, las coreografías de pelea, la increíble escena de persecución en las calles de París en la que prácticamente se puede ver como se le forman abolladuras a los autos y como se van destrozando, pero sobre todo los escenarios europeos en los que se desarrolla la historia, que le dieron un toque fresco y atractivo, muy diferente a los fríos escenarios gringos que este tipo de películas suelen tener. Y además estaba Franka Potente, con quien el protagonista inicia un romance en medio del caos, lo que le da un toque extra de drama.

Además de la buena actuación de Matt Damon, la cinta cuenta con la interpretación de Clive Owen, antes de hacerse famoso, como un silente profesor de piano que además es un mortífero agente secreto.

La cinta fue un éxito, recolecto 120 millones de dólares en taquilla tan solo en Estados Unidos y recibió algunos premios por sus logros técnicos; una secuela era de esperarse.

Yo opino: ****.

(The Bourne Identity, Doug Liman, E. U., 2002.)



© Universal

LA SUPREMACIA DE BOURNE.

Bourne es obligado dejar su escondite en la India, cuando es implicado injustamente en el asesinato de dos agentes secretos y el robo de información confidencial sobre un rico petrolero ruso. Su cabeza tiene precio y es deseada tanto por Pamela Landy de la CIA como por Kirill, un sicario de la mafia rusa. Además Bourne se enfrentará a uno de sus recuerdos más temidos y tormentosos.

En esta ocasión los productores prescindieron de Liman, por supuestos desacuerdos en la primera cinta por lo que contrataron a Paul Greengrass, quien ya se encontraba experimentando con el manejo caótico de cámaras, utilizando solamente cámaras de mano algo inusual en un superproducción por lo que elevo su estética documental. Y es precisamente ese manejo de cámaras el que convirtió a la escena de persecución del final de la cinta en todo un logro técnico, además por su caótica y feroz edición. Y nuevamente Europa se hizo presente, al igual que la India y Rusia.

En esta ocasión se incluye un nuevo personaje que resultará muy importante para la trama en manos de Joan Allen como Pamela Landy, una veterana encargada de operaciones encubiertas de la CIA, con una interpretación llena de fuerza y carisma.

Pero sin duda lo que más se extrañó en esta segunda parte, sin duda, fue la parte romántica que hacia de la cinta predecesora fuera un poco más que acción y balazos y que fue sacrificado en esta secuela. Pero aún así, tanto por la narrativa como la estética, la secuela no defraudo a nadie, y demostró que todavía se podían realizar thrillers de una forma inteligente y fresca.

Yo opino: ***.

(The Bourne supremacy, Paul Greengrass, E. U., 2004.)

Espero pronto ver la tercera y contarles que tal esta, mientras les dejo un video con escenas de ambas cintas y con la canción Extreme ways de Moby que aparece al final de cada una.

Comentarios

LauRa G dijo…
yo no vi la segunda :S...tengo que ponerme al corriente pa ver esta última.
jesusarmando dijo…
sin Franka Potente no es lo mismo, en esta tercera parte el movimiento de la camara me molesto un poco.

por cierto Clive Owen en Croupier (1998), la recomiendo.
Luis Luna dijo…
Hola Laura, aunque no sea obligatorio, ver las anteriores, vas a disfrutar mucho más esta tercera.

Asi es Jesus, sin la bella Franka, bajó la temperatura de la cinta. En la dos al principio también me molesto la camara pero luego me acostumbre.

Siempre me quede con ganas de ver Crupier, la buscare.

Saludos a todos.
Susanna dijo…
Yo la ví con mi hijo de 12 años que no había visto las anteriores y le encantó. De hecho me hizo comprarle las 2 primeras y le han encantado. La recomiendo. Además EL está tan guapo que tambien es un deleite a la pupila.
Saludos!

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.