Juventud: Cine, Sexo, Política e Identidad.

Cada vez se vuelve mas complejo retratar a la juventud actual, antes solo bastaba hacer una película donde los jóvenes convivían en una cafetería y bailaban muy bien el rock and roll. Hoy ya no es así, los conflictos actuales de los jóvenes son cada vez más profundos y delicados... es así como no lo muestran estas dos películas que vi el fin de semana.

Los Soñadores (Bernardo Bertollucci)

Un joven llega a París con el objetivo de aprender francés allá por mayo del 68, cuando la juventud era activa en el plano político e ideológico, descubriendo al cine y a un par de gemelos (hombre y mujer) que comparten su pasión por el séptimo arte. De ahí inician una relación incestuosa y sexualmente ambigua, enclaustrados en un departamento mientras que la vida política sigue su curso en el exterior, iniciando un juego que puede acabar no muy bien. Bertollucci recrea la época de su juventud, cuando descubría el cine y sin querer retrata la batalla que muchos jóvenes realizan el día de hoy por encontrar su identidad... ya no tanto ideológica (que ahora es mas bien apática) sino sexual.


Elefante (Gus Van Sant)

Filmada casi como un documental, la cámara sigue y retrata con bastante veracidad a un grupo de jóvenes que en un día cualquiera transitan los pasillos de una preparatoria, que sin saberlo, mas tarde será azotada por las balas de un par de estudiantes que preparan un golpe maestro en venganza por ser socialmente inaceptados dentro del universo estudiantil. Así vamos conociendo las diferentes personalidades de los jóvenes y sus diferentes posturas, tratando de encajar en una sociedad que a veces no los respeta y no los acepta en ella. Visualmente preciosista, la cinta recrea la masacre en la preparatoria de Columbine con tal realismo que eriza la piel, aquí no hay villanos, ni heroés, todos son seres humanos tratando de encontrar su lugar en el mundo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.