Secreto en la Montaña.

© Focus Features

Por qué tanto escándalo por una película de dos vaqueros gays? ¿Será que no somos tan liberales y abiertos como presumimos ser? Yo creo que sí. Sobre todo considerando que la tan llevada y traída película no es tanto sobre la homosexualidad ni sobre lo machos que son los vaqueros del oeste americano; es, sencillamente y ante todas estas cosas, una sincera historia de amor.

Ennis y Jack son contratados para cuidar un enorme rebaño de ovejas en una montaña alejada de toda civilización, ahí en medio de la soledad, inician un romance que sin saberlo se prolongara para toda su vida. Un amor que tendrán que ocultar, sabiendo que la homosexualidad, en aquellos lugares, es castigada incluso con la muerte.

Desde la escena inicial uno se da cuenta que no esta ante una cinta tan gay, unas cuantas y sencillas tomas sobre un escenario también sencillo acompañado apenas con un par de acordes de la minimalista pero efectiva música, nos indican que estamos ante una película sencilla y realista, que no requiere grandes elementos para contar su historia.


© Focus Features

La característica principal de la cinta, es la economía, en todos sus aspectos, la música, la escenografía, el vestuario, las tomas, todo es sencillo, al menos en apariencia. Al igual que las actuaciones, sobre todo la de Heath Ledger como Ennis Del Mar, quien se adentra a un personaje que habla poco, pero que con sus silencios expresa mucho, las pausas, los ademanes, todo le ayuda a construir un atormentado pero 100 % realista personaje, que creo, será recordado por mucho tiempo.

El guión, igual de sobrio y sencillo, narra sin muchos problemas una historia que se prolonga por varias décadas sin ningún empacho, brincándose días, meses e incluso años con tan solo un corte, lo que le hace a uno muy fácil de seguir la historia con un ritmo y detalle bastante singular. Por eso cuando llega casi al final y los eventos se suceden con más calma se resiente un poco la lentitud, que en otros momentos de la película era más disfrutable.

Ang Lee, todo un artista consumado, construye una excelente película, que más allá de toda la supuesta controversia será llevada en el corazón de mucha gente, tanto gays como heterosexuales sin distinción… como debería de ser en todo.


Yo opino: *** 1/2

Secreto en la Montaña.
(Brokeback Mountain)
Disponible: Cartelera.
Clasificación: C.
País: E. U.
Año: 2005.
Dirección: Ang Lee.

Comentarios

Afrodita dijo…
yo todavia no he tenido oportunidad de ver la pelicula, mas he escuchado de ella en otro post y ahora en el tuyo.

Algo que me llama la atencion de ambos posts es que describen la pelicula como si no tuviera mucha ciencia la trama. Pero en cierta forma se me hace algo no muy comun y eso le da puntos a favor.

Hace como diez anos, yo hiba en un camion ruta 129 (Sto.Domingo) esos rojos. Y, en aquellos tiempos no habia tanta aceptacion del mundo gay como ahora en MTY, pero lo que vi fue impactante.

En un asiento no muy adelante de mi, iban dos hombres pareja. Uno de ellos hiba vestido muy norteno -sombrero, jeans, botas de vibora, cinto con ebilla y muy bigotudo el hombre-- y el hiba abrazado de un no-tan-vaquero hombre. Aquello me causo asombro, ya que el estereotipo del vaquero es algo asi como machismo, y como que la homosexualidad no es permitida entre ellos.

Esto me hace pensar en la pelicula, que a como tu describes, refleja un poco este concepto del vaquero.
Polly Harvey dijo…
Yo ya la ví, y no puedo negar que sali con una sensación extraña al verla. En cierta forma como que es fuerte y hasta apática en el sentido de que hay personas que nunca tendrán (¿?) la libertad de amarse todo por los roles establecidos y también que cada persona pone sus propias limitaciones (en el caso de Enis)

Me gustarón mucho las actuaciones pero me hubiera gustado que huieran sido un poquito más realistas con el maquillaje, se supone que Enis era el padre de una jovencita y seguí pareciendo su hermano, eso distrae la trama a mi punto de vista.

SALUDOS!

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.