Superman Regresa.

© Warner Bros. Pictures

La última vez que vi a Superman remontando en los aires en una sala de cine fue en el año de 1983, aunque en aquel entonces contaba con tan pocos años como para tener una conciencia, recuerdo claramente ver a Richard Pryor despojar de un mantel a una fina pareja para ponérselo de capa e imitar al héroe que todos queríamos imitar.

En aquel entonces, todos adorábamos y nos dejábamos conquistar por aquel bonachón héroe, que no necesitaba de grandes avances tecnológicos para hacernos creer que volaba y que contaba con grandes superpoderes para derrotar a los malos. Y aunque era la admiración de chicos y grandes, yo la verdad tenía a mi Superman personal a mi lado.

Todo ello volvió a mi mente y a mi corazón que latía fuertemente cuando, al menos, por unos minutos ví que Superman, efectivamente había vuelto y volaba mejor que nunca, mientras intenta evitar que un avión se estrellara, donde dicho sea de paso viaja oportunamente Luisa Lane, al final cuando el buen chico rescata a su chica no pude pensar otra cosa que: ¡Sí, Superman esta de vuelta!


Sin embargo todavía quedaban largos minutos del filme que me mostraron lo contrario.

© Warner Bros. Pictures

¿Y qué podría salir mal para este esperadísimo estreno, que se llevó largos años en concretar, si contaba con un inspirado director al mando que había logrado convertir a los X Men en una cotizadísima saga de cine y los mejores efectos especiales a la mano que nadie siquiera imaginaba tener a finales de los 70`s cuando se produjo la primera cinta?

De entrada se podría decir que muy poco, y a la vez mucho; un guión trabajado por varias manos y sorpresivamente malo y hueco, que se preocupa solamente por darle un pretexto al personaje para volar, pero que nunca se ocupo de darle tridimensionalidad a cualquiera de los personajes. Un guión con tan pocos diálogos, que se apoya en largas secuencias silenciosas, aderezadas con apenas un par de frases de lo más huecas y carentes de encanto, de ritmo lento que se esforzaba por desaprovechar cualquier oportunidad por generar una historia y una tensión dramática que ayudara a crear mayor expectativa para el cierre de la cinta.


© Warner Bros. Pictures

Y aunque el ambiente visual retro futurista resulta muy acertado, este se empeña en mezclar personajes que ya conocemos como la palma de nuestras manos, con un dejo posmoderno y otros que mas bien parecen el resultado de un copy / paste, de alguno de los guiones ochenteros al presente, como el villano totalmente anacrónico y aburrido y su dama de acompañante, cuyo estilo tontita pero bonita pensé, se había extinto desde que las películas de Mauricio Garcés se habían dejado de producir.

Y no es que sea demasiado light para los tiempos modernos y las nuevas generaciones, es sin duda, el tibio resultado de un tibio guión, aunque de una buena realización, que le brinda un merecido homenaje a Christopher Reeve y su mujer, el verdadero héroe, tanto dentro como fuera de la pantalla y que de paso, nos regala algunos gratos momentos.

Así que si me preguntaran a mi: ¿Superman esta de vuelta? Yo diría que no, los verdaderos héroes, como mi papá y Reeves, cuando se van, ya no regresan.


Yo Opino: **

Superman Regresa
(Superman Returns, Bryan Singer, E. U., 2006.)

Comentarios

LauRa G dijo…
Gracias Luis...muchas gracias!!!

Mi hermano y hermanas me insisten en que vayamos a verla y se ofenden porque les digo que no se me antoja verla...prefiero quedarme con el mejor Superman que ha habido.
Gracias a ti ya tengo una reseña que mostrarles de alguien que sabe de cine.

Aunque, como siempre, eventualmente la veré para criticarla o en su defecto llevarme una grata sorpresa...pero eso será ya que pase todo el alboroto que produce su estreno.
Luis Luna dijo…
Bueno, tanto como saber de cine...

Mejor como dices tu, juzga por ti misma...

¡Y me cuentas que te parecio!
betote dijo…
se me hizo muy chingona a mi parecer, claro a eso aumentale que fui con una amiga y me la pase super

ja
saludos

sabes cuandoo sale nacho libre?

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.