Duro de Matar 4.0.

© 20th Century Fox

Allá por los años ochentas y noventas las cintas de acción eran otra cosa, sin guerra fría y sin el peligro de ofender lo políticamente correcto como en el día de hoy, las cintas de acción parecían estar hechas y dirigidas para caballeros, o mejor dicho para machos alfa, lo cual incluía a un cínico protagonista, un villano y sobre todo una güerota para que el héroe no la pasara tan mal. De esas épocas nacieron personajes hollywoodenses que parecía que hoy estaban extintos, pero ya regresó Rocky y ahora le toca el turno a John MacClane, ese tipo que defendía la nación gringa de los terroristas, desde antes de que Osama Bin Laden hiciera de las suyas y antes de que apareciera 24, las computadoras y los Ipods. MacClane ha vuelto para recordarnos aquellas películas de las que ya no se hacen, para salvar gringolandia una vez más y de paso, luchar contra la extrema caída de cabello.

Después de que los terroristas se han convertido en los villanos favoritos de Hollywood, los creadores de las tres entregas anteriores de Duro de Matar, creyeron que era buen tiempo para traer la saga de regreso, pero sabiendo por un lado que tenían que limpiar su buen nombre, después de la desangelada Duro de Matar 3, y por el otro lado con el enorme reto de entrarle a la nueva era de digital. ¡Y vaya que lo lograron!


© 20th Century Fox

Esta vez el ataque terrorista es a través del mundo virtual cuando un comando de terroristas con ayuda de hackers de todo Estados Unidos se proponen derribar las redes de seguridad y administración, para sembrar el miedo, el caos y ha si, robarse muchos millones de dólares. Pero no contaban con la astucia de un John MacClane un policía rudo, análogo, cínico y necio como una mula para morirse, quien al tener que proteger y custodiar a un joven hacker que podría ayudar a detener a los terroristas, le entrará de lleno al maratón de balazos y explosiones, hasta no echarse a los malos al plato.

La cinta sabiéndose únicamente material palomitas y diversión se avoca precisamente a ello y desde el principio nos mantiene ocupados con un guión bastante sencillo y directo, plagado de acción y mucha diversión y con una serie de diálogos irreverentes, cínicos y encendidos, como el propio MacClane, en general no se desperdicia nada de las dos horas y media de duración, casi ninguna escena esta de mas y por sorprendente que parezca el héroe además de esquivar las balas esquiva con el mismo tino los consabidos clichés de cintas como esta.

Bajo un trabajo sencillo pero llamativo de fotografía, una excelente edición que le sube la velocidad al ritmo, un potente sonido y buenos efectos especiales, la cinta mantiene la atención del publico de principio a fin y se da el lujo, con la mano en la cintura, de enfrentar a MacClane con jets supersónicos, helicópteros y hasta con una ninja bastante sexy.


© 20th Century Fox

Como si no hubieran pasado muchos años, Bruce Willis, el actor elástico, realiza las hazañas y piruetas propias de un héroe de esta calaña que se de a respetar y le añade altas dosis de humor. Lo acompaña Justin Long, un actor que se hizo famoso gracias a la serie de televisión Ed y a cintas preparatorianas, quien interpreta a un hacker con bastante soltura y simpatía, convirtiéndose en un carismático acompañante de Willis y que sin duda seguirá a su lado en caso de una nueva entrega de la saga.

Allá en aquellas épocas, los caballeros se montaban en sus autos y se dirigían a las salas de cine a divertirse con las nuevas aventuras de Willis, Stallone, Van Damme, Seagal, Schwarzenegger y otros más, con el único propósito de pasarse un rato a gusto, entre balazos y acción. Ya no se hacen películas como esas. Pero ahora Duro de Matar regresó con un toque moderno para recordarnos que algunos héroes, aunque tengan artritis, son inmortales y que quizás, después de todo, un genero lleno de testosterona como este, quizás también sea Duro de Matar.




Comentarios

A mí no me gustó... para nada. = (

Pero, aunque tarde, felicidades por el post 300 y por lo que comentaste ahí..

Saludos!!!
Nancy dijo…
Yo no la he visto, a ver si en la noche veo esa o alguna otra que este a modo por el horario, me encantó tu reseña de la película.

Saludos!!

Nancy
Luis Luna dijo…
Saludos Paxton.

Gracias Nancy, nada mejor para un fin de semana como una película llena de acción y explosiones.

Saludos.
marichuy dijo…
Esta cosa no se me antoja; por alguna razón las películas con el “déjà vu" argumento -y previsible desenlace-, de héroes gringos que salvan a su familia, a su país y al mundo entero de terroristas, islámicos de preferencia (que más podía ser, si son los villanos favoritos no sólo de Hollywood, sino del gobierno estadounidense), pero da igual si son informáticos, me producen la misma reacción de escuchar George W. Bush hablando de democracia mientras invade, masacra y saquea Irak: escozor. Prefiero ver “Ratatouille”

Saludos
Luis Luna dijo…
Tienes razón Marichuy. Pero vieras que aún con todo eso esta divertida, yo me pase un buen rato.
Miguel dijo…
Es una más de la saga pero con mejor tecnología, éstas películas me gustan porque me relajan, el protagonista puede romper todo, explosiones espectaculares, malos muy malos, etc.
Además, me recuerda a mi héroe John Wayne, nunca se le acababan las balas (aunque Bruce si recarga la pistola) y sabías desde el inicio que iba a ganar él :D

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.