El Luchador.


Arriba del cuadrilatero él es el rey. O al menos lo que queda. Abajo es un don nadie, un cualquiera, un tipo viejo y solitario que se gana un poco de lana trabajando en un súper mercado, vive en un trailer viejo y desvencijado, transita por la calles en una camioneta destartalada que adorna con los recuerdos de glorias pasadas y paga unos cuantos dólares por la compañía de una mujer en un bar de table dance. Su vida pareciera que tocó fondo, pero cuando sube al cuadrilatero, todo parece desvanecerse para darle paso a una súper estrella dispuesta a hacer lo que sea con tal de alimentar el hambre de sangre y golpes de su público.

Así va El Luchador, la nueva película de Darren Aronofsky, quién contrario a su última cinta, La Fuente de la vida, estilizada y sútil, entrega ahora una cruda y descarnada historia, enmarcada por una fotografía sucia y fea, siguiendo a cada minuto a su protagonista quien va por entre la miseria, escurriendo sangre sobre el cuadrilatero, con sus huesos rotos y lastimados, lleno de cicatrices, en un mundo en el que todo parece haberse echado a perder desde hace mucho. Realizando una cinta tan latente e inmediata, que pareciera poner contra las cuerdas al espectador, al igual que a su protagonista, para preguntarle cuanto dolor, tanto físico como interno es capaz de soportar.

En la cinta vemos a Randy "The Ram" Robinson entrarle sin miedo a los golpes sobre el cuadrilatero, una silla, una muleta, una grapadora son apenas unos de los multiples instrumentos de tortura que lo convierten en uno de los grandes de la lucha y llevarse las mas apasionadas ovaciones, pero cuando las luces se apagan todo va mal y su vida se complica cuando tras un colapso se le informa que tiene débil el corazón y no podrá volver a luchar.


Es entonces cuando ayudado por Cassidy, su única compañía, una bailarina que empieza a darse cuenta que su cuerpo no le va a durar toda la vida para desarrollar su trabajo y que no cuenta con un plan de retiro, que Ram intenta acomodar un par de piezas que han estado descompuestas en su vida e intenta acoplarse a su nueva condición, aunque ese último encuentro al cual ha sido convocado, contra El Ayatollah, el más grande de sus rivales, al cual venció en la cúspide de su gloria veinte años atrás, es una tentación muy difícil de resistir.

Para tan complicado y a la vez rico personaje Aronofsky no pudo convocar a otro actor más que adecuado para esta cinta, un personaje que parece hecho a la medida o tal vez un actor hecho a la medida para tal personaje. Hasta hace unos meses Mickey Rourke era uno de esos actores apestados de Hollywood, justo al lado de Demi Moore, Kevin Costner y la propia Marisa Tomei; un actor que tras probar el sabor de la fama cayó estrepitosamente en desgracia condenado a roles y cintas desafortunadas. Y que además de su vida paralela a la de su personaje, también se subió al ring, primero como boxeador amateur, luego como profesional, por lo cual le devinieron una serie de cicatrices y heridas en el rostro, el cual ha tenido que ser reconstruido quirúrgicamente.

Aquí Rourke se tirá de las cuerdas, se golpea contra sus contrincantes y sangra de verdad para interpretar a The Ram, pero abajo del cuadrilatero no requiere hacer mucho para conmover y confrontar a las audiencias, Rourke te hace vivir la cinta en carne propia y por eso y muchos otros adjetivos más, su personaje y su interpretación estan ya entre los más grandes de los grandres y aunque le hayan negado su muy merecido Oscar, se llevó a casa durante los últimos meses su Globo de Oro, el premio BAFTA, el Independient Spirit Award y 11 premios más para honrar merecidamente su trabajo, además de reactivar su carrera que tiene ya una lista de varias cintas en fila esperándolo para participar en ellas.

El Luchador es una cinta hecha con pocos recursos pero con mucho corazón y ambas cosas se notan ella, es una cinta que pudo haberse perdido desde la primer caída si Nicolas Cage hubiera caído como protagonista como las compañías productoras lo querían, pero Aronofsky, como de costumbre, a fuerza de empeño y lucha, logra una cinta independiente, en toda la extensión de la palabra, perfecta, intensa, dolorosa y conmovedora, una película que sin esforzarse mucho y sin concesión alguna puede aplicarte un mortal gancho al corazón.

Hasta ahora lo mejor del año.

Yo opino: * * * * * / * * * * *.

(The Wrestler, Darren Aronofsky, E. U., 2008.)



Comentarios

Edgar López dijo…
No entiendo como no se llevo el Oscar, neta.
La mejor y mas entrañable actuación de su carrera.

Maldita academia.
LauRa G dijo…
Wooow wooow wooow...esta película son palabras mayores.
Los Oscar no podran recuperar el poco respeto que les tenia despues de haberle negado el muy merecido premio a Rourke.
Esta película es tan realista, que uno se siente que duerme con el en su camioneta, en su trailer, que trabaja al igual despachando ensaladas o tras bambalinas preparandose para la dolorosa lucha que lo hara sentirse vivo por un rato.
Es tan realista, que por supuesto es totalmente deprimente, y hace salir lo mas sensible de mi ser que siempre trato de esconder, pero no puedo evitar las ganas de llorar al final.

Mickey Rourke esta excelente, no lo puedo describir bien, pero los que lo vieron saben a lo que me refiero, y los que no lo han visto necesitan verlo para saber.

Sin pensarlo, *****.
Luis Luna dijo…
Saludos Edgar.

Hola Laura, describes a la perfección la cinta. Saludos.
paztor dijo…
Esta en mi lista de las movies que tengo que ver, se ve que esta muy chingona. Saludos!.
Luis Luna dijo…
No te la pierdas por nada Paz, es lo mejor que hay en cartelera en estos días.

Saludos!
Brujísima dijo…
Lo sé... es muy buena! y da un poco de pena que el oscar selo haya llevado Sean Penn porque en realidad es una actuacion ejemplar,pero no quiero verme demasiado soberbia al decir que tengo mis poderosas razones para aplaudir que aún por arriba de esta actuación maravillosa Sean Penn sea el mejor actor del Oscar 2009!

xD

saludos Luis!
Eddney Todd dijo…
Me gustô bastante. Creo que si logra conmover y es curioso como aquella escena en la que se lastima la mano intencionalmente llega en un momento tan apropiado que en verdad no te hace sentir dolor alguno.
Luis Luna dijo…
Hola Bruji. Ya vi Milk y Sean Penn hizó un muy buen trabajo, pero aún así yo prefiero a Rourke :S. :) Saludos!

Saludos Eddney, esa escena esta escalofriante. :S

Saludos!
Paola R. dijo…
Amor tu sabes que me encantó la pelí y lo que me cayo mal Milk...
Este tipo lo odiaba en los Oscares, pero después de ver la actuación, me encantó, si tal vez es "pan con lo mismo" de otras cintas, pero tiene un guión bastante bueno.
Y las actuaciones excepto por la de Marisa T. muy buenas. En ella no se de verdad porqué la nominación.
En fin..
besos

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.