Vals con Bashir.


Hay películas que las veo y me gustan, otras que me tardo años en comprenderlas o aprender a quererlas, pero muy de vez en cuando surge una de esas películas que con tan solo escuchar un par de cosas o ver un par de imágenes, la película me conquista y entonces empieza una larga espera para poder verla. Vals con Bashir es una de ellas, pero en este caso ha valido la pena cada segundo de espera.

Y es que resulta muy difícil no dejarse conquistar por una película que sus imágenes se veían increíbles, su soundtrack se escuchaba aún mejor y la propuesta original arriesgada e innovadora cerraban un círculo perfecto. Según lo que se decía este era un documental autobiográfico sobre las huellas de una guerra que parece que no terminará nunca pero todo plasmado en animación con una propuesta artística brillante y cautivadora.

La cinta inicia cuando Ari, el propio guionista y director de la cinta Ari Folman, es citado en un café en medio de la madrugada por un viejo amigo que conoció en la guerra. Su amigo, le cuenta que ha estado sufriendo algunos estragos por su participación en la invasión de Israel e El Líbano en la década de los ochentas y al cuestionarle a Ari sobre sus recuerdos sobre tales eventos, Ari confiesa que al respecto su memoria no guarda nada.


Inquietado por este breve encuentro Ari, empieza a recordar y aconsejado por un amigo psicólogo, decide emprender un viaje para intentar desenterrar los recuerdos de aquella guerra que poco a poco van saliendo a flote pero con el consabido riesgo que conllevan los viejos recuerdos. ¿Y que tal si empiezo a recordar cosas que no me gustará recordar?

En medio de un ejercicio que navega con calma entre el documental y la ficción, Ari va visitando viejos compañeros de guerra buscando el rastro de sus memorias, sentándose a escuchar los testimonios de un grupo de personas que de algún modo u otro se las arreglan para seguir adelante y olvidar cualquier cosa de aquella guerra, testimonios desencantados que parecieran no llevar a nada y que no tienen la intención de enaltecer o desmitificar los actos de la guerra, un punto que ha levantado algo de controversia pero que si se analiza con cuidado, pareciera reafirmar lo que muchos creemos ya entender; una guerra no tiene sentido y no lleva nunca a ningún lado.

El estilo de animación es visualmente deslumbrante, es el resultado de una mezcla de animación tradicional y de tercera dimensión con captura de movimientos y escenarios reales. Las imágenes son cautivadoras, desde los escenarios desoladores de la guerra, el blanco de la nieve de Suiza y las oníricas representaciones de los sueños de varios de los personajes, como esa ya icónica escena en la playa de tonos dorados que adorna el póster de la cinta, resultando en suma una joya visual de la que es difícil quitarle los ojos de encima.

Pero el soundtrack es punto y aparte; compuesta en su mayoría por Max Richter mezcla algo de música electrónica con música clásica en el fondo sumando una gran colección de tracks destacados y contemporáneos, dentro de la cual sobresale una interpretación del Concierto para piano en F menor de Bach que resulta por demás bella y conmovedora.

Y ya hacia el final, cuando la línea entre el documental y la ficción se va volviendo cada vez más delgada la cinta se torna de su delicada belleza a una demoledor y estremecedor testimonio de un devastador y cruel acto de guerra, una de esas tantas acciones que el Estado de Israel ha emprendido en contra de Palestina a lo largo de un ya demasiado doloroso y extendido conflicto. Volviéndose en suma una de las películas animadas más trascendentales y bellas que se hayan realizado en la historia de la animación.

Una película que después de muchos retrasos se ha estrenado en nuestro país con una limitada distribución, por lo que, cuando la vean en la cartelera de su ciudad, corran a verla, no se arrepentirán.


Yo opino: * * * * / * * * * *.


(Waltz with Bashir, Ari Folman, Israel, 2008.)

Comentarios

Nancy dijo…
Hola Luis, aqui rapidito de pasada para avisarte que por cuestiones de burrez mayor, (borré mi blog y blogger no me deja recuperar mi dominio) tengo una nueva dirección www.construyendomissuenos2.blogspot.com

Un abrazote

Nancy
JIFF dijo…
Gran, gran cinta, yo todavía no me he animado a escribir nada en forma de ella.

Es un documental, no cabe duda, pero las posibilidades que brinda la animación de contar lo que sólo vive en sueños son de agradecer.
El final me dejo impactado y convencido de que la religión nos estorba como especie.
vanessa dijo…
Oye.. Como te puedo contactar? Soy la asistente de produccion en el Festival Internacional de Cine de Monterrey y me gustaria mucho que nos apoyes en su promocion via tu blog.

Espero tu respuesta a: coordinacion@monterreyfilmfestival.com

Muchas Gracias!
LauRa G dijo…
wooow...va a haber un festival de cine en Monterrey??? que chidooouu!!...esta cerquita jeje ;)

Perdon, me desvie leyendo los comentarios.

Acabo de ver Vals con Bashir justamente ahora, y estoy embelesada.
Como siempre no se como explicar el porqué, pero a mi me parecio perfecta.
No puedo imaginarmela de otra manera que no sea animada, creo que eso la hace tan efectiva, pues las memorias y los sueños en nuestra mente son como animaciones de cosas reales, y tomando en cuenta que la mayor parte de la pelicula estamos viendo sueños o memorias de las personas documentadas, es sensillamente lo mas apropiado para atraparnos como expectadores.
Y como todos los sueños, al final la realidad te pega.
La músicalizacion es otro elemento importante en el cual no fallo el realizador. Cada melodía elegida para cada escena te lleva exactamente a las emociones envueltas en ella.
No sé que mas decir, pero estoy de acuerdo contigo en decir que quien sea que la vea no se va a arrepentir.

Saludos Luis y buen fin de semana ;)
Luis Luna dijo…
Hola Nancy actualizaré el link. Saludos.

Jiff lo dices muy bien. El final es impactante. Que bueno que te gustó.

Vanessa, gracias por considerarme para promocionar el Festival, espero haber sido útil. Saludos.

Hola Laura, en verdad que buena película, que bueno que te gusto. Muchos saludos.
jesusarmando dijo…
la acabo de ver ayer en la noche, decidi verla doblada para entenderle a la historia y que las letras no interrumpieran las imagenes. muuy buen "documental animado".

saludos

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.