Las Películas de Amor. (De mi historia de amor.)

Lo sé; soy totalmente antiromántico, lo cual vuelve loca a mi novia, por que no me gusta caminar por la plaza los domingos de manita sudada, no le escribo recaditos perfumados ni con brillantina y mucho menos me gusta entrar al cine a ver comedias románticas. Y aunque alguna vez lo he hecho, por mera presión o chantajeo, la verdad hay muy pocas películas de amor que me gustan. Estas son algunas…

Molino Rojo Cuando conocí a Paola, pasaron varios meses antes de saber que “nos gustábamos”, así que esta película la vi solo varias veces, como tres en el cine, unas dos en video pirata, una en DirecTv y cuando salió el video original la rente como otras dos veces. Y es que es una forma de ver una película de romance bastante original con canciones pop recientes, además de toda la parafernalia alrededor de la obra que preparan y el espectáculo del can can, sin pasar por alto una de las mas soberbias escenas que he visto en los últimos años: El Tango de Roxane. Bueno el asunto es que yo le comente a Paola que la película estaba buena y cuando la vió se sorprendió, me dijo que la frase principal era bastante neta, esa de: “Lo más grande que puedes aprender es a amar y a ser amado en reciprocidad”, bueno en ingles suena mejor. Así que le regale el disco, luego ella me regalo una libreta con todas las letras de las canciones. Y más o menos ahí fue cuando empezamos a andar, así que para no quedarme atrás en cuanto a las demostraciones de amor y haciendo un gran esfuerzo me puse la tarea de traducir una de las canciones (Come what may) y acomodarla para que pudiera cantarla en español. Esa a la fecha a sido mi única “cartita de amor”.

Posesión. Habían pasado varios meses desde que empezamos a andar y nuestras salidas eran exclusivamente al cine todos los domingos y a veces los miércoles también. Uno de esos días vimos esta película, para ese entonces Paola ya conocía mi odio contra el romance hollywoodense, así que cuando la cinta iba a la mitad, me pregunto que por que estaba tan serio, pensó que me estaba quedando dormido, pero no era así. La historia me atrapó por completo, el misterio que dos investigadores de literatura trataban de resolver resultaba bastante intrigante y original, era la primera vez que el tema central de un thriller era el amor. La pareja que investiga el amor secreto de una pareja de poetas del siglo pasado, terminan siendo poseídos por su pasión y a su vez comienzan a vivir un intenso romance.

Alguien tiene que ceder. Aquí teníamos ya más de un año. Yo me había mudado a Monterrey varios meses atrás por motivos de trabajo y luego ella cuando terminó la escuela y su tésis también se mudo para buscar trabajo, así que ya juntos de nuevo retomamos nuestra antigua costumbre de ir al cine. Yo la verdad ni me di cuenta que era una historia de amor, yo me la pase riéndome del Jack Nicholson y su batalla contra el Viagra y disfrutando de la excelente actuación de Diane Keaton, pero ha sido una de las pocas películas que estamos de acuerdo en ver.

Y creo que es todo, claro que hay otras ocasiones en que el cine ha influido en nuestras vidas, como cuando nos dimos nuestro primer beso viendo Fuera de Control, o como cuando estuve a punto de ahogarme con una palomita durante la función de Las Lloronas, pero películas de amor… bueno han sido muy pocas.

Hoy cumplimos juntos tres años, ojala que podamos seguir viendo juntos más películas de amor... y de guerra, y de drama… de todo menos comedias románticas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

Frente al Abismo. (L.I.E.)