Como si fuera... buena.

© Dreamworks
"¿Puedes creerlo? ¡Me gane un Oscar!"

Es casi ya una costumbre, que mi viejo y asediado DVD viaje poco mas de 200 k.m. de vez en cuando con rumbo a Monclova para protagonizar un maratón familiar un sábado o un domingo, cuando un alto número de primos, tíos y demás llegan de visita y se acomodan, donde puedan en la diminuta recamara de mi hermana, que alguna vez fue mía y que de pronto se transforma en una improvisado cuarto de tele. Los que tenemos más suerte, alcanzamos un rinconcito en la cama, mientras que los que van llegando se acomodan en el suelo, en las sillas o incluso parados desde la puerta.

El repertorio suele ser bastante variado, por lo regular alguna dedicada para los mas pequeños y latosos de la casa, alguna comedia romántica, a elección de mi hermana y al final cerrar con alguna escogida por mi, que curiosamente siempre dejamos al último... Ellos, con tal de no aburrirse y yo con tal de recuperarme del lavado de cerebro, cortesía de hollywood.

Pero el maratón de este fin de semana pasado amenazaba con ser mas peligroso, cuando en una conversación de sobremesa salio a relucir la mentada película de Reese Whiterspoon, Como si fuera cierto, que para ese entonces ya la había escuchado mentar y que cada vez que alguien la mencionaba solo era para contar maravillas de la suculenta trama. Total que todos en la mesa quedaron fascinados ymas tarde cuando fuimos en bolita al video club, la primer película que se eligió fue esa.

© Dreamworks
"¿Y si compartimos la renta?"

Ya instalados y acomodados en el lugar de costumbre, hubo quienes incluso acomodaron sus pañuelos a la mano, por que se les había prometido toda una experiencia lacrimógena que ya quisieraTelevisa para alguna de sus novelas...

Y la función comenzó....

El tiro va así: Hay una doctora, muy dedicada ella, que quiere superarse en la vida, por lo que no pela a su familia, ni a nadie, es más ni siquiera... ¡Tiene novio! Entonces un día se decide a hacer su trabajo a un lado y asistir a una reunión de familia, pero en el camino, un camión nefasto y feo choca contra ella. Varios meses más tarde un tipo llega a vivir a su departamento, solo para darse cuenta que el espíritu de la mujer sigue atrapado ahí.

Lo que sigue es el claro ejemplo de como se puede echar a perder una idea mas o menos interesante con un grupo bastante flojo de personajes unidimensionales, unas escenas de lo mas simplonas que la verdad se originan desde una poca interesante novela.

Sin embargo, estar ahí reunido con una parte de la familia fue motivo suficiente como para soportar semejante gringadera e incluso llegar a divertirme esperando el final que haría brotar las lagrimas de los ahí presentes... Que al parecer nunca llegaron. Y no me lo tomen a mal, no me burlo de los gustos de nadie, ni de mi familia, se que uno de los fines del cine es la simple entretención, pero para lograr eso, hace falta un buen guión y una buena ejecución y no despilfarrar unos cuantos millones de dólares con el pretexto de hacer una película dizque entretenida. Sin embargo, como iba diciendo, al lado de mi familia, hasta una tontería como esta se puede volver al menos por un rato una obra maestra.

Comentarios

Sherezada dijo…
sniff, a mi si me gustó... será que esas cosas del destino y almas gemelas me laten. Aunque la pelicula no este perfecta. Lo del oscar es otra cosa, mi favorita era Felicity Huffman.

Saludos! ;)
Luis Luna dijo…
Perdon, pero ya sabes, soy totalmente antiromantico, para que una comedia romantica me guste, tiene que ser muy buena... Ya vez, que estoy medio amargado.

Pero el tema si estaba muy bueno!!!

Y Reese tal vez si se merecia el Oscar, pero ojala que tome buenas decisiones en su carrera.

Saludos.
Juanelo dijo…
pos no la he visto, me despertaba hueva desde que veia los trailers por TV....


saludos compadre, demechance con lo del guion, he andado hasta el queque de chamba, y a ver cuando nos hechamos otras heladas...

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.