Todo sobre mi madre... bueno, no todo.

© Sony Pictures Classics Todo sobre mi madre.

Mi mamá odia ir al cine. Por más que uno haga por convencerla de ir a ver la película de moda, esa que se cuela a todas las conversaciones, ella se resiste con todas sus fuerzas y no hay poder humano que la convenza. Y es que ella dice que, es una perdida total de tiempo "salir a pasear" para terminar encerrados en un lugar a oscuras, habiendo otroslugares a donde ir.

De hecho que yo recuerde tampoco le gustaba mucho ver películas en casa, fue hasta después de mucho tiempo, quizás intrigada por el desfile semanal de vhs's y dvd's que de pronto se sentía interesada y se acercaba para ver cual era el menu del día y de pronto se convertió en mi compañera cinéfila ocasional.

Para empezar, no le gustan mucho las de ciencia ficción y solo soporta algunas de drama. Sus favoritas son las infantiles o en las que aparezca un niño o una familia. Aunque de repente me sorprende pidiendo que ponga desde el inicio Crash: Alto Impacto o de plano me diga que odio Todo sobre mi madre.

Y es que la verdad, mi madre, es una mujer sencilla y como ella misma diría: no se anda con chingaderas. Y cuando se trata de pasarla bien viendo una película dice que lo mas sencillo es lo mejor.

Yo supongo que todo este lío de no ir al cine, es un trauma que viene desde su juventud, cuando para que mi abuelo le permitiera ir al cine, con el que tiempo después se convirtió en mi Padre, tenía que mostrarle el periódico para ver que película era la que pretendía, llevar ese jovencito a ver a su hija. Si el anuncio de la cartelera del cine decía que era para adolescentes y adultos, o adultos, el permiso estaba sumamente negado. Pero si la película lograba pasar el grueso filtro de censura y se les otorgaba el permiso, mi madre tenía que cubrir una larga lista de tareas caseras, dentro de las que estaba, dejar la cena lista para todos sus hermanos, que por aquel entonces ya llegaba al número de nueve.


© Newmarket La Pasión de Cristo.

Imaginen ustedes... ¿Qué gusto podría tener mi madre de ir al cine, después de limpiar la casa, lavar ropa y hacer un kilo de tortillas para la cena? La verdad, no me sorprendería si me dijeran que en plena función ella caía rendida y roncaba a todo pulmón sobre el hombro de mi padre, mientras que en la pantalla se proyectaba Fiebre de Sábado por la noche.

Varias décadas después, hace dos años, saque de casa a mi Mamá con engaños, casi en calidad de secuestro, con el pretexto de que me acompañara a comprar algo de ropa en Monclova, entramos a Soriana y me despegue con la excusa de ir a medirme algo, así que salí a toda marcha y me fugué con rumbo a las salas de cine que estén ahí cercas para comprar boletos para la primera función del día de La Pasión de Cristo.

Sabía que ella quería verla, que después de oírla mentar por todos lados y de escuchar los comentarios de toda la familia, quienes ya la habían visto, se le había despertado la curiosidad, pero no iba a reconocerlo y menos pedir que la llevara.

Así que, unos minutos antes de iniciar la función, le dije que ya teníamos que irnos y nos montamos en un taxi, solo para bajarnos unos metros mas adelante y ya sin oponer mucha resistencia entro a ver la película e incluso compartió conmigo, contenta, sus palomitas. Yo la verdad, disfrute más aquella cinta, aunque ya la había visto, pues ahí a solas y a oscuras, en una sala casi vacía mi hombro topaba con el de mi madre, después de varias semanas de separación. Después de dejar el nido maternal, abrir las alas e intentar despegar del suelo de la vida.

Comentarios

Ruth dijo…
Felicidades a tu mami!! bonita anecdota.

SalU2!
Juanelo dijo…
snif comapdre....

Es dificil separarse del nido, pero era mas dificil soportar toda la neurosis amorosa de una madre, tons andabas por los cines de mi casa compadre, chido.
TROUBLE dijo…
chale, yo no vivo cerca de ustedes, ja, me vale verga, jajaja
Lula dijo…
Hola Luis, ando de blog-rol avisando de la reunión de MtyBlogs, por si no estás enterado. Próximo sábado a las 6 donde siempre

Saludos
LauRa G dijo…
Jaja...creo que ahora seré más conciderada con mi madre.
Me gusta la manera en que describes a tu mamá, sin juzgarla, por lo contrario, la comprendes.

Muchos de nosotros necesitamos aprender de eso, por lo menos yo...siempre me estoy quejando de mi mamá y de que parece que nunca fue joven, que no me comprende....pero nunca trato de averiguar como fue su juentud y comprenderla.

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.