Misión Imposible 3.

© Paramount Pictures

A estas alturas ya casi nadie recuerda que hace algunas décadas un programa televisivo llamado Misión: Imposible, tubo un gran impacto de audiencias al mostrar a un grupo de personajes resolver en equipo una serie de operaciones, que como su nombre lo indican eran prácticamente imposibles.

Y esto se lo debemos a Tom Cruise, quien tubo el caprichito de comprarse los derechos y convertirla en una cinta, que mandaba al diablo el concepto original y que solo servía para lucir sus cualidades de estrella hollywoodenses. Las dos primeras cintas tuvieron un buen éxito, comercial claro, duplicando las ya de por si gordas cuentas bancarias de Tom y le permitieron realizar la tercera cinta, que supuestamente cierra la trilogía.

Misión Imposible 3, se presenta en un mundo diferente al que existía cuando al anterior película de la serie apareció, un mundo en el que ya no existen las Torres Gemelas, por lo que el sentido de la temática cambia drásticamente y se ve con nuevos ojos. Pero ese no es el único cambio, desde Misión Imposible II a la fecha el lenguaje audiovisual de el genero se a modificado y avanzado, sobre todo gracias a algunas series televisivas como 24 y Lost.

Por lo que resulta por demás inteligente mandar llamar a J. J. Abrams, para que le aplique a la cinta el vértigo de un buen capítulo de lost y aunque en primera instancia podemos decir que lo logro y creo una cinta entretenida, también hay que decir que por momentos también pareciera que se esta viendo algún capitulo melcochero de una melcochera novela.

© Paramount Pictures

Puesto que a Abrams se le ocurrió humanizar al personaje principal y agregarle una parte romántica, por lo que ahora Ethan además de intentar salvar al mundo, debe de mantener en secreto su trabajo a su pareja y tratar de llevar una vida normal... Por lo que encima de ser un agente secreto que viaja por el mundo combatiendo el mal, tiene que sacar la basura todas las noches.

Y aunque en general la cinta corre bien, recupera un poco el trabajo en equipo que se supone es la esencia del concepto origina y presenta una extraordinaria escena bastante memorable dentro del genero, la del puente, esta es una de esas películas que no se preocupa por parecer creíble y al contrario uno tiene que acceder a las concesiones que pide, para que uno pueda tragarse el cuento de que los personajes pueden morir y revivir al antojo, aprender defensa personal en segundos y a que un equipo pueda ingresar e invadir... ¡El Vaticano!

Escena que resulta curiosa, al ser el Vaticano, uno de los temas de otra película veraniega El Código Da Vinci, a la que por cierto no le fue muy bien en Cannes.

En fin otra cinta para que Tom Cruise se luzca, en la que irónicamente, el que mas se luce es Philip Seymour Hoffman, como un villano de lujo, probando una vez mas que es un excelente actor, al darle vida creíblemente a un traficante de armas, que pareciera solo habla en monosílabos.

Yo opino: ** 1/2

Misión Imposible 3
(Mission: Impossible III)
E. U. 2006
Director: J. J. Abrams.

Comentarios

Miguel dijo…
Yo la vi como "una mas", a quien le gusta éste tipo de acción como un servilleta llega a satisfacer aún sabiendo desde el inicio que todo saldrá bien, de otra forma, a John Wayne tampoco se le acabaron nunca las balas ;)

Yo le doy 4

Salu2
LauRa G dijo…
Yo no la he visto....voy al cine y digo, a lo mejor ahorala veo...pero termino escogiendo otra, jeje :p

La verdad lo unico por la que se me antoja verla es por Phillip S. Hooffman...es de mis actores favoritos (con decirte que estaba hastaponiendo "changuitos" en los Oscar, y ganamos, yeaah!! :D)

bueno, no, se....tal vez por la dirección me anime a ir a verla....aunque se me hace por lo que eo en los cortos y los comentarios como que es una mezcla entre Mentiras verdaderas y Sr. y Sra. Smith....con chispas de películas de Schwarzenneger(uy, nunca puedo escibir bien su nombre, jeje ¬¬) y James Bond, jaja.

Hasta luego

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.