Inland Empire.

© 518 Media

La última vez que vi una película de David Lynch, me desperté en medio de la noche con mucho miedo y el convencimiento absoluto de que necesitaba urgentemente comprarme un arma. Una navaja o algo con mucho filo.

Al día siguiente, al acordarme de aquella pesadilla y después de convencerme que la pizza no pudo haberla provocado, me sorprendí y a la vez extrañe, sobre como una cinta como Mullholland Drive, podría introducirse tanto en mi sistema que inconcientemente, mientras dormía, seguía provocándome reacciones. No cualquier cinta puede lograr eso. No cualquier cineasta puede.

Bajo estos antecedentes me alquile el DVD región 1, en señal de protesta por no tenerla en nuestras pantallas cinematográficas todavía y me dispuse a verla… bajo mis propios riesgos.

Tratar de explicar una cinta de Lynch es una pretensión bastante imposible, puesto que el propio guionista y director se ha mostrado imposibilitado para hacerlo, inclusive sus actores han declarado que en plena filmación entendían poco o nada sobre la historia, lo cual es bastante lógico considerando que esta cinta se fue desarrollando en base a varias viñetas que se fueron uniendo para lograr así un espectáculo impresionante, abstracto y perturbador.

© 518 Media

La historia inicia cuando Susan, una actriz de Los Ángeles recibe la extraña visita de una mujer que le advierte sobre un papel importante que esta a punto de recibir. Cuando dicha película se concreta, Susan esta feliz de ingresar a la cinta, hasta que descubre que se trata del remake de una película polaca que nunca fue terminada por que sobre ella cayó una extraña maldición que culminó con la muerte de los protagonistas.

Pronto, en la realización de la cinta empiezan a suceder extrañas cosas, tan incomprensibles para su protagonista como para los propios espectadores. De pronto la cinta se empieza a poblar de personajes extraños y habitaciones que empiezan a desdoblarse y conectarse unas a otras entre sí, como los profundos recovecos de la mente y sus infinitas perturbaciones.

Lynch realiza una nueva cinta sobre sus temas recurrentes, con historias dentro de la historia y personajes que desaparecen sin ninguna explicación aparente, como si en realidad todo fuera una gran metáfora sobre lo que ocurre en la dañada mente de algún ser. Lo cual es posible entrever al final de la cinta.



© 518 Media

Si el cine es un arte, entonces esta comprobadísimo que Lynch es un artista plástico que lejos de interesarse por convencionalismos y lógica narrativa se da a la tarea de filmar más que historias, experiencias. Como montañas rusas que bajan y suben, nos transportan de Polonia a Los Ángeles sin mayores escalas. Inland Empire es una de esas cintas que contagian, que se monta a nuestra cabeza y se queda ahí por varios días, manteniendo incluso su enrarecida atmósfera.

Y esta vez Lynch hecha mano de la nueva tecnología y utiliza el video digital, el cual según el mismo, seguirá utilizando en sus próximos proyectos por facilitarle enormemente su proceso creativo y vaya que le ayuda; la textura del video juega mucho a su favor y le agrega varios grados a la escala anímica de la película, la cual es combinada con su inigualable sonorización.

Y como el propio Lynch confesó, nada de todo esto hubiera sido posible sin su actriz protagónica, Laura Dern, quién elásticamente se pone bajo el mando del director y presenta muchas variaciones de su personaje, todas ellas bastante creíbles, de pronto es una actriz de Hollywood, de pronto una prostituta, una mujer maltratada, una esposa abnegada, o como bien lo resumió el propio Lynch; una mujer en problemas.

En resumen Inland Empire es un extraño lugar, al que uno debe llegar preparado a experimentar y sin miedo a no saber a donde ira a terminar.

Yo opino: ****.

(Inland Empire, David Lynch, E. U., 2006.)

Comentarios

Ruth dijo…
Siempre sorprendente ¿no? yo no habia querido leer reseñas, simplemente rentarla porque ya uno se hace la idea que esperar de Lynch pero me he aventurado a leer la tuya y ¡ya quiero salir y correr al video club más cercano!

feliz fin de semana
Una experiencia increíble. Una de las pelícuas más fascinantes de la década. Se te instala en el cerebro y ya no te deje.

Saludos, Luis!
Luis Luna dijo…
Hola Ruth. Espero que disfrutes, o mejor dicho en este cas, que sufras mucho la película. ;)

Pax gusto en tenerlo por acá.

Saludos a todos!
LauRa G dijo…
Tengo poca experiencia con películas de David Lynch, o sea he visto pocas, pero tienes toda la razón, una vez que has visto una te deja marcado.
Recuerdo haber visto Blue Velvet como a eso de los 17 o 18 años y en ese entonces me parecio una pelicula de terror :P porque?? quien sabe...no la he vuelto a ver pero en mi cabeza tengo las imagenes grabadas como si la hubiera visto ayer, la canción, el ambiente y todo.

Espero ver pronto esta nueva pelicula, aunque no espero que sea en el cine ¬¬.

Saludos ;)
Javy Regio dijo…
QUE ONDA LUIS....

QUE TE DIJE, QUE SI TE ESPERAS NO SALEN.......
AYER VI EN UN MERCADO LA NUEVA DE TARANTINO Y RODRIGUEZ, PERO AUN GUARDO ESPERANZA DE VERLA EN LA PANTALLOTA.......JAJAJA
ASI QUE SI DE AQUI A NAVIDAD SE ESTRENA LA COMPRARE PIRATA, Y ES QUE SON MAMADAS QUE NOS QUIERAN TRATAR COMO PENDEJOS Y NOMAS NOS QUIEREN RECETAR LA NUEVA DE BRAD PITT O DE TOM CRUISE.....
NO CREES???

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.