500 días con ella.


Así de repente en un día como cualquiera, un chico conoce a una chica y una historia inicia, varios días después, 500 para ser exactos todo llega a su fin, dejando a su protagonista sumido en una dura crisis amorosa y de confusión, por lo que se ve orillado a repasar uno a uno, no necesariamente en orden cronológico, todos esos días que vivió al lado esa perra… perdón, al lado de esa chica llamada Summer.

Varios cosas hacen muy interesante y muy disfrutable esta cinta, para iniciar cuenta una historia de amor desde un punto de masculino, lo cual muy pocas veces se explora, por lo regular nos toca ver a las damas ilusionadas con el galán de moda para luego sufrir los embates de los consabidos enredos amorosos, aquí todo ocurre desde la perspectiva del protagonista masculino, quien desde la primera vista de la nueva compañera de la oficina queda perdido ante sus encantos y es a él a quien le toca padecer su indiferencia primero y su extraña forma de concebir el amor después.

Pero aunque sabemos que se trata de una comedia romántica, por un lado la originalidad y sencillez con que se escurre la historia y con el desenfadado, inteligente y sutil sentido del humor con el que se desarrolla la cinta hace que todo se vuelva muy saboreable y ameno. Y cuando las cosas se van tornando serias la simpatía y la innegable forma en la que nos podemos identificar con el protagonista nos hace vivir y sufrir la cinta con tanta familiaridad y cercanía, pues de entrada tenemos que considerar que en estos temas todos tenemos o tuvimos algún conocimiento al respecto.


Marc Webb dirige la película, que por cierto es su primera y entrelaza una cinta actual, entrañable, inteligente, que no se toma en serio a si misma y que juega con una estructura que salta en el tiempo de un día a otro totalmente diferente pero de una forma digerible y que mantiene en todo momento el interés del espectador, presentado todo con un vistoso diseño de producción y una envidiable y ecléctica selección musical que ya por si sola es toda una aventura y que denota su extracción de videoasta.

Zoey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt son los actores en los roles principales, las cuales gracias a la historia y a su acertado y natural trabajo nos resultan personas cercanas y queridas para nosotros al presentarnos una historia que por un lado a todos los hombres nos podría traer bastantes malos recuerdos y que a las chicas podría mostrarles que de este lado del océano a veces también llueve a raudales cuando se trata de la intensa aventura llamada amor.

Una película muy recomendable para verse en pareja.

Yo opino: * * * *.

(500 days of summer, Marc Webb, E. U., 2009.)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.