STAR WARS – El fin de una Época –

La primera vez que oí hablar la saga, fue allá por los 80’s tenía yo aproximadamente unos 6 o 7 años y andaba con la pandilla de la colonia, en eso que llega corriendo un vecino y emocionado nos grito: Hey en la casa de Juan, están viendo “estar guars”. ¿Estar guars, que es eso? Para allá vamos todos, que en total sumamos como 20, atiborrando la sala del Juan, aprovechando que no se encontraban sus papás. La enorme televisión, de esas que tenían armazones de madera, nos reveló algo nuevo e increíble. Aquello que vimos era El Episodio V: El Imperio Contraataca. Y para empezar nunca entendimos nada, por que era hablada en inglés y sin letritas, pero eso no nos impidió aprendernos unos cuantos nombres como: “arturito”, la princesa Leia y sobre todo Luke. Cuando las letritas finales aparecieron no me podía despegar del televisor por que quería saber que onda con el bato dueño del oso en dos patas que lo congelan y se lo llevan. Pero esa noche no tuve respuestas.

A partir de ahí, lo único a lo que jugábamos tanto solos como en grupo era a “estar guars”, a mis “figuras de acción” de fisher price les ponía mascaras de plastilina para que se parecieran a los “soldados blancos” y luke tenía una espada de palillo de dientes, me acuerdo que también descompuse varias lámparas de mano, pues eran mis espadas láser. Luego conté entre mis tesoros con un Ewok, un androide de esqueleto blanco y un Darth Vader de medio uso que conseguí en una pulga ya sin capa, ni sable.



Unos días después mi primo Javi me reveló una noticia bastante perturbadora; Darth Vader era el padre de Luke: ¡Noooo!. Ahí entendí, con mi conciencia de 6 años claro, el difícil destino que tendría que enfrentar Luke: ¡pobrecito!

Varios años han pasado después de eso y ahora sé que no es “Etar Guars” sino Star Wars, que los soldados blancos son Clone Troopers, que no es arturito sino R2D2, que el oso de dos patas de llama Chewbacca y que mi primo tenía razón.

Ya con uso de conciencia me receté la trilogía remasterizada en Vhs, una por día, en aquellos días cuando era un ratón de videoclubes y mi máximo sueño era trabajar en uno aunque no me pagaran. Luego el Episodio I en el cine, que con perdón de ustedes a mi si me gustó, rodeado de niños y familias que nada tenían que ver con la saga. Y luego el Episodio II en la premier a las 12 a.m. rodeado de fans en mi natal Monclova.

Faltan cuatro días para que se estrene el Episodio III y ya tengo harta a mi novia por que es de lo único que hablo por estos días y por más que le explico no entiende quien es hijo de quién y por que la IV es la primera y llegamos al acuerdo de que la única solución es un maratón.

Creo que nunca entenderemos del todo la magnitud del fenómeno, el porqué de la pasión que logro despertar en los fans, y como logro sobrevivir tanto tiempo. Pero también creo que nunca nos cansaremos de hablar al respecto.

Por todo esto y más hoy me quito el sombrero, me pongo de pie y digo: Gracias Lucas por despertar mi imaginación y por todos estos buenos recuerdos. Nunca en la vida, ni en la historia del cine volverá a repetirse algo similar. Así que adiós Star Wars, tu fuerza siempre nos acompañará.



¿Alguien quiere compartir sus anécdotas? Adelante.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

Frente al Abismo. (L.I.E.)