Los Amos de Dogtown.

© Columbia Pictures


El juguete más peligroso que llegue a tener de niño fue una patineta, de esas tipo Apache. Y peligroso es un decir, considerando que no teníamos permitido usarla en la calle, sólo en el pasillo de la casa y en el irregular patio. Así que me las tenía que ingeniar para dizque inventar piruetas y curvas en una imaginaria pista que terminaba en el pedregosofondo del patio, hasta que desistí y la pobre patineta se pudrió por falta de uso, varios meses después.

Pero los que de plano no le tenían miedo a sus mamás o a cualquier otra autoridad, eran los Z-Boys, un grupo de jóvenes californianos que se iban de pinta a diario para tratar de surfear un rato y deslizarse en las recien inventadas patinetas el resto del día. Y tanto era su tiempo libre que de pronto tuvieron la idea de colarse a la piscina vacía de unos vecinos que andaban vacacionando y deslizarse por las paredes, inventando sin querer el primer deporte extremo del que se tenga memoria. Nada mal paraun cuarteto de pubertos, allá por Venice Beach, en los años setenta.

Pronto se convirtieron en los reyes del barrio, en los campeones de cualquier concurso de patinaje que hubiera en los alrededores, pero la fama ylas oportunidades de trabajo los empiezan a corroer y por ende... a separar.

© Columbia Pictures
Y aunque el guión esta algo superficial y a veces parece un documental la cinta, basada en hechos reales, es una oda a la amistad, sin las tranzas melosas acostumbradas, y resalta los lazos de lealtad y hermandad que existen en la pandilla, conformada por un grupo de jóvenes actores, que a pesar de sus cortas carreras, han mostrado cada uno en lo suyo, un innegable talento prometiendo una larga y buena carrera. Y la pandilla esta formada por Victor Rasuk (el protagonista de una de mis películas favoritas Long way home), John Robinson (protagonista de Elefante), Hemile Hirsch (The Dangerous lives of altar boys) y Michael Angarano (de Alma de Héroes y Casi Famosos), todos comandados por el irreconocible Heath Ledgeren un papel totalmente opuesto al que pronto veremos en Brokeback Mountain.

Es además una oda al desmadre de la vertiginosa vida de estos adolescentes, desde la caótica edición de las primeras escenas hasta las detalladas tomas, de las cuales ninguna se salva de escupitajos, objetos rotos, rascadas de genitales, peleas,groserías y cuantos delitos más se les ocurra cometer.

El Dvd además ofrece unos breves comentarios de los personajes reales, ya algo creciditos y quienes realizaron cameos en la cinta, que le dan a uno una perspectiva mas completa de lo que le sucede a cada personaje, las consecuencias que se acarrearon al tomar sus decisiones. El destino que cada uno se puede crear, desde que se es jóven y cuando uno no se pregunta que pasará el día de mañana, a donde iremos a parar. ¿Seguiremos arriesgandonos siempre o terminaremos oxidados y podridos en alguna esquina? Como mi vieja patineta marca Apache.

Yo opino: ** 1/2

Los Amos de Dogtown.
(Lords of Dogtown)
Disponible: Dvd renta.
Clasificación: B.
País: E. U.
Año: 2005.
Dirección: Catherine Hardwicke.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.