Munich

© Universal Pictures


¿Hay alguien en este mundo que sepa poner la otra mejilla? La verdad yo no creo conocer a nadie, desde niños se nos inculca a que si hay algún compañero de la escuela que no este molestando tenemos que defendernos y contestar la agresión, cosa que aprendemos bastante bien y lo utilizamos a diario cuando nos convertimos en adultos. Esa misma filosofía es la que mantiene a un pueblo divido en dos, sumido en un conflicto de revanchas que parece no tener fin.

Munich se centra en los hechos reales que marcan el inicio de una nueva batalla entre palestinos e israelíes, cuando en plenos juegos olímpicos, llevados a cabo en Munich, Alemania, en 1972, el grupo terrorista llamado Septiembre Negro, secuestra a la delegación de 11 atletas israelíes, mismos que caen muertos, en el fuego cruzado, al tratar de rescatarlos. Mueren frente a las cámaras de televisión de todo el mundo.

"Olvídense de la paz por ahora. Tenemos que mostrar que somos fuertes." Fue la respuesta de Israel, por lo que mandan llamar a Avner, uno de los agentes de la Mosad (el servicio secreto israelí), para armar un equipo de tendrá la difícil labor de buscar, localizar y asesinar a cada uno de los miembros de Septiembre Negro, que participaron en la masacre de los atletas.


© Universal Pictures

Avner abandona a su esposa, a punto de dar a luz, para embarcarse en la difícil labor que le a sido impuesta, acompañado de un equipo de cuatro hombres improvisados en el arte de matar, pero con la convicción de defender su país, su tierra. La cinta avanza, los cuerpos van cayendo, las convicciones se van menguando y las dudas aparecen. La lista de muerte parece ir creciendo y no se le ve fin al ojo por ojo que cada personaje representa en la historia.

Bastante polémica ha desatado el más reciente trabajo de Steven Spielpberg, bastante comprensible considerando que se encuentra en el centro del tema, al ser él uno de los judíos mas celebres del mundo, pero en su cinta, en mi opinión la balanza se sostiene justo en el centro y Spielberg le da lugar a que ambos bandos del conflicto muestren su punto de vista, pero sin que ello comprometa la historia que trata de narrar... que es lo mas importante en cualquier película.

Y lo logra con bastante eficacia, reuniendo a un grupo de sus constantes colaboradores, armando cinta de grandes proporciones.

© Universal Pictures
El guión, basado en una novela, cuenta con bastante eficacia el desarrollo de hechos, el recrudecimiento de los conflictos tanto bélicos como morales, sin dar demasiadas convicciones, atrapando al espectador y amedrentándolo constantemente con las sorpresivas explosiones y fuertes inyecciones de adrenalina, pero no por el mero propósito de impresionar y sin hacer a un lado el conflicto personal del protagonista. Y Janusz Kaminski, el excelente fotógrafo de cabecera de Spielberg, pobla la cinta de imágenes que nos recuerdan a las películas setenteras de espionaje, convirtiendo a las casi tres horas de duración, en todo un viaje, aunque eso, uno crudo y desesperanzador.

Una de esas películas de las que al terminar uno se convence de que no hay esperanza de paz para este mundo.

Comentarios

Polly Harvey dijo…
ESta no le he visto y le tengo muchas ganas porque se me hace que es de las que debe verse en cine para no perder detalle. Dicen que Spilberg en esta ocasión si es más objetivo y que hay escenas muy bien logradas visualmente.

Tendré que verla. ¿Has visto "El pozo"? una película Italiana? Yo la vi el fin pasado y me gustó mucho, muy recomendable para mi gusto.

Saludos!
Luis Luna dijo…
Si Polly, hay que verla en el cine.

Si, ya vi El Pozo, llego al mismo tiempo a DVD y al cine, pronto comentare sobre ella.

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.