El Hombre Araña 3.

Columbia

Dicen que todo comenzó cuando Stan Lee vio una mosca pasar y pararse en una pared, entonces Stan pensó que sería cool crear un superhéroe que pudiera deslizarse por las paredes, pero creyó que El Hombre Mosca sería un nombre algo ridículo, por lo que cambió la mosca por una araña y así nació Spiderman allá por los 1962 y desde entonces el arácnido no ha parado de conquistar a chicos y grandes.

Ese fervor creció de la noche a la mañana con el estreno de la de la primera cinta, luego gracias al desmedido éxito financiero llegó la segunda confirmando su lugar como una saga de gran poder comercial y ahora con un presupuesto estratosférico llega la tercera, según algunos la última, película de Spiderman.

Y esta vez se decidieron a meterle toda la carne al asador presentando dos de los villanos más esperados; Sandman o el arenero y Venom, la temible y negra antitesis de Spiderman, que se unirán para tratar de destruir al héroe roji azul. Además Spiderman tendrá también que lidiar contra Harry Osborn y su sed de venganza y por si esto fuera poco también aparece Gwen Stacy, quien rivalizará con Mary Jane por el amor de Peter Parker. Presentándonos una versión más oscura del superhéroe, quien no ve la suya entre tantos problemas, mismos que aumentan cuando el simbionte, una sustancia que cae del espacio exterior, entra en contacto con su traje arácnido que lo tiñe de negro, como el propio corazón del atribulado personaje.


Columbia

Pero quien tenía una labor mucho más difícil era Sam Raimi, el director, quién tenía el gran reto de continuar con el éxito comercial y de opinión invicto que llevaba con las dos anteriores cintas. Y desgraciadamente habría que reconocer que esta vez su misión si no fracaso, al menos no fue tan satisfactoria.

Aunque uno de los atractivos más interesantes de las cintas anteriores era la combinación de secuencias de acción con el desarrollo dramático de la historia, esta vez, los niveles melodramáticos casi ahogan toda la trama y echan a perder la diversión, combinando con un nivel más alto de comedia, que aunque en algunos momentos de la cinta es bien recibida y agradecida, de pronto se torna exagerada y es capaz de ridiculizar al protagonista como nunca antes, echando a perder los logros dramáticos que con el desarrollo de la historia se van ganando.

Agreguémosle a ello que a estas alturas ya hemos visto a Spiderman hacer de todo en las anteriores cintas por lo que en esta tercer entrega no vemos nada nuevo en el personaje, ninguna innovación en sus piruetas o hazañas, dejándole lo mas espectacular a los villanos, opacando así al protagonista. Además, hay algo que me empieza a molestar de la saga, esa galería de villanos que en realidad no son tan malos, que siempre tienen una relación directa con Spiderman y siempre con algo personal en su contra. Además el truco de secuestrarle a la novia al final de cada cinta empieza a verse desgastado, cosa que según mi fuente “comiquera” no ocurre en el comic.

Columbia

Todo esto ocasiona que la cinta sea la más lenta de las tres y quizás la que deja al público menos satisfecho. Y quizás también estas sean las razones por las que el trabajo de Tobey Maguire resulte incomodo, haciendo el personaje algo odiosito y difícil de ir siguiendo en sus distintas fases, denotando que a Maguire le esta costando trabajo hacer la trancisión de actor juvenil a adulto y que el personaje empieza a quedarle chico o grande, dependiendo del enfoque. Muy diferente por ejemplo, es el trabajo de James Franco como Harry Osborn, ha quien resulta muy interesante observarle tanto en su lado oscuro como el lado bueno de su personaje, gracias en parte al energético trabajo de Franco. Sobra decir que Kirsten Dunst realiza un muy buen trabajo representando no a un personaje de comic sino a uno de carne y hueso, como una chica linda con una vida complicada y una relación amorosa atorada.

Aunque cumple con su objetivo de entretener a chicos y grandes, esta vez al terminar no deja tan buen sabor de boca y con ganas de más telarañas. No hay duda, a Spiderman, le hace falta un nuevo aire.

Yo opino: ***.

(Spiderman, Sam Raimi, Estados Unidos, 2007.)

Comentarios

Ruth dijo…
A mi ver llorar a tanto hombre como que me incomoda, brrrrr!!

Opino igual que tú, y el final sobrecargado de melodrama, aunque también he de admitir que el bailecito del aracnido cuando recien se compra el traje me gustó jajaja.

¿Lo mejor? ¡¡El jefe de Peter Parker!!! como él ninguno.

Bye
Roberto dijo…
Solo espero que el hombre araña no arañe ni manotee...auchhh,
lalo dijo…
Nos pues igual yo estoy de acuerdo contigo, esperemos que para futuras entrgas la saga se reavive, por que yo si pienso q de un superheroe como spider-man se puede hacer una gran pelicula

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

Frente al Abismo. (L.I.E.)