Secretos íntimos.

¡Feliz Cumpleaños Star Wars!


© New Line Cinema.


Que las buenas conciencias teman, que un vecino incomodo ha llegado al vecindario. Aunque la ley dice que ya cumplió su condena, por cometer uno de los más aberrantes delitos, ahora anda suelto y ronda nuestras casas y nuestros jardines, donde juegan nuestros hijos. El que este libre de pecado, que arroje la primera piedra.

Esa es la premisa sobre la que inicia Secretos íntimos, una de las cintas que capturo la atención de premios y críticos a principios de año y que por razones de tiempo no había aparecido en este blog, aprovechando ahora su estreno en dvd, presento mi opinión.

Ronnie, acaba de cumplir su condena por cometer delitos sexuales contra menores y cuya presencia en el aparentemente tranquilo vecindario, donde nunca pasa nada, agita las conciencias de la gente bien que habita ahí. Pero pronto descubriremos que nadie se escapa a un repaso más agudo del vecindario, donde detrás de cada lujosa puerta hay uno o más secretos, de esos que pueden derribar hogares.


© New Line Cinema.


Como el de Sarah Pierce, Kate Winslet, una desencantada ama de casa, que combina sus labores de madre y esposa con sus estudios de literatura, pero cuando conoce a Brad, Patrick Wilson, un abogado en proceso de presentar su examen profesional y que se dedica a cuidar a su hijo, Sarah empieza a descubrir que desea un algo más en su vida, un poco de emoción y aventura, quizás un poco de romance.

Pero el retrato estaría incompleto si no consideramos a los demás personajes que rondan la historia, algunos con mayor peso que otros, pero todos bastante temibles. Como el hombre de negocios que a ratos disfruta al ver a su estrella porno favorita en la oficina, el pervertido que regresa a casa de su madre, su madre que se empeña en conseguirle novia, un vecino cuyas frustraciones parecen originadas en sus tendencias homosexuales y un desfile de vecinas dispuestas a dejar correr veneno para alivianar un poco el peso de una vida insatisfecha. Todo eso esta ahí.

Basado evidentemente en una novela el guión no se desempeña del todo bien y no es que se haya basado demasiado en su origen literario, ya que las anotaciones que el narrador hace de las conciencias y secretos deseos de los personajes resultan bastante acertadas, si no quizás su principal problema es que salta de una sub trama a otra, dejándolas a todas a medio desarrollo y dudando constantemente en cual de todos los personajes centrarse primordialmente, puesto que aunque a primera vista parezca que Kate Winslet es la protagonista, al final resulta difícil y poco claro creerlo. Al final, se descubre que esta debió de ser una cinta de ensamble, de esas que estuvieron de moda hace poco, pero que no se logro del todo y lo cual confunde al espectador, situación que se aclara en el intenso y diverso final.


© New Line Cinema.

Uno de los mejores logros y quizás el punto más fuerte es la escena de la piscina, donde incluso se podría resumir todo el concepto de la cinta, una larga secuencia que ocurre en un balneario publico en el que de pronto todo mundo huye como si se tratara de escapar de un tiburón, pero los temores en esta ocasión son centrados en un delincuente sexual. Una escena inquietante con todo y sus contrastes y silencios, que hace que la cinta valga la pena de verse.

Y nada de esto podría ser posible si no fuera gracias a los protagonistas, o lo que mejor parece, el trabajo de Winslet y Wilson, quienes con sus personajes más sanos, terminando también siendo los más equivocados y más cercanos al desastre. Convirtiéndose al final Kate Winslet la que convierte la cinta en toda una aventura gracias a su siempre bien cuidado trabajo. Aunque claro, no había que dejar pasar por alto el esfuerzo de Jackie Earle Haley con su complejo y creíble personaje, en cambio por ejemplo, aunque Jennifer Connelly haga un buen trabajo su personaje se queda perdido en el limbo.

Aunque la cinta tenga muchos peros y la historia no corra eficientemente, al final se constituye como una cinta de esas de las que se puede hablar largo y tendido por horas. Una cinta que tiene la extraña característica de crisparle a uno los nervios y dejarlo así por un largo rato, cosa que aunque no lo parezca, es una gran cualidad que no cualquier cinta puede llegar a tener.

Yo opino: ****.

(Little children, Todd Field, E. U., 2007.)

Comentarios

LauRa G dijo…
yo fui de los expectadores que se confundió...no sé porqué...la mayor parte de la película no entendía cual era el propósito de la historia.

Pero concuerdo contigo en lo de la manera en que te crispa los nervios y te deja así por un rato...hubo varias escenas que me dejaron así, y aún después de terminada la película tarde en recuperarme. La escena de la cita en el auto, con la expresión en la cara de la actriz, fue una de ellas...y claro, la de donde está Ronnie en el columpio y se acerca el personaje de Kate Winslet, tambien...creo que tenían una gran carga emocional.

Yo le puse ***, no sé porque...tal vez porque no me pareció mucho la manera en que llevaron la historia, o porque al final de la película termine angustiada y deprimida, pero creo que eso es lo que hacen las grandes películas, provocar emociones.
Estela dijo…
Ámi me gustó muchisimo la pelicula, si bien en algunos minutos hubo escenas que no justifiqué, al final hasta me conmovió mucho. Lo que más me gustó fue el hecho de como se tratan los deseos de una mujer, que no siempre pueden ser los correctos, pero sin embargo existen, me gusta la frase cuando ella dice que la mejer del libro simpremente decidió revelarse, cuántas de las mujeres de hoy quieren hacer lo mismo, pero conviene más ser la señora o que se yo...??? pa' mi muy buena, emociona y estremece porque al final por los secretos que cada quien tiene termina cagandose igual al otro, en definitiva, no hay vuelta, las emociones y el amor y desamor, mueven todo lo que pasa alrrededor.

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.