The Tarantino experience.


- I love you, Pumpkin.
- I love you, Honey Bunny.
- All right, everybody be cool, this is a robbery!
- Any of you fucking pricks move, and I'll execute
every
motherfucking last one of ya!

Y después de esas frases se desató una rola totalmente cool, fuerte, llena de ritmo y de gran cadencia y luego ya nada fue igual, Tarantino se consolidaba como un excelente director que a la par de sus escandalosamente originales guiones, interesantisimos castings y mucha violenta, otro de sus grandes sellos, indiscutiblemente, han sido sus elecciones musicales, convirtiéndo viejos temas ya casi olvidados, inclusive un simple silbidito, en tracks de culto que suenan en celurares de personas que ni siquiera han visto uno de sus filmes.

El album Tarantino Experience conformado por dos discos con 24 tracks en total esta decidido a celebrar el genio del director a través de la música que aparece en algunos de sus filmes y otra inspirada en ellos. La idea y el arte están increibles, pero la verdad la colección funciona apenas como un aperitivo ante el amplio y diverso repertorio del director, casi como el de una buena rockola setentera que yace en el rincón de algún bar underground.

Detalle que llena la portada del disco y simbolo de su última película, Death Proof, pero hagamos un pequeño flashback y vayamos hasta el inicio con el funky soundtrack de Reservoir Dogs, el cual es abierto por la locochona voz de Steven Wright, quién nos presenta la excelente Little green bag, más adelante sigue la energética I Gotcha de Joe Tex y como cereza en el pastel Stuck in the middle llena de alegría y optimismo, aún y cuando forma parte de una cinta oscura y violenta.

El soundtrack de Pulp Fiction es una ecléctica orgía de un tipo de rock sesentero que me gusta llamarlo californiano, música surf, soul y los dialogos más incendiarios que se habían escuchado en aquellos inocentones 90's. Difícil es escoger el track favorito entre la clásica Misirlou, las estramboticas Jungle Boogie, Surfer Ride, Apache y Bullwinkle part II, entre la rómantica y sabrosa Let's Stay togheter de Al Green y el twist que siempre me pone de buenas Never can tell. Luego, casi al final, Samuel L. Jackson, en su papel de Jules, se revienta el mejor dialogo de la cinta conocido como Ezekiel 25:17. En suma un disco que ha hecho época y ha creado una indudable influencia.

Para su siguiente cinta, Jackie Brown, la más formal de todas y también la menos popular, Tarantino decicidió llenarlo de un sabroso soul como el Across 110th Street,
Who is He (And What Is He To You?) y Didn't I (Blow your mind this time) de The Delfonics, el grupo favorito de la protagonista de la cinta, creando una tranquila atmósfera energizada por la locochona Long time women, interpretada por la misma Pam Grier, actríz principal.

Kill Bill no es solo un dulce para los ojos, también es para los oídos. Y el western se hace presente con todo el portento del grande entre los grandes Ennio Morricone y Luis Bacalav, el country del maestro Johnny Cash, pero del viejo oeste no vamos hasta el luminoso y colorido oriente con Woo Hoo de The 5,6,7,8's, el track Battle without honor and humanity y Urami Bushi de Maiko Kaji. Pero no podemos olvidar que Tarantino tomó el tema de la vieja serie El Avispón verde y lo utilizó en una de las secuencias más visuales, tampoco olvidemos el silbidito que en realidad se llama Twisted Nerve compuesta por Bernard Herrmann, a quién le debemos también otros soniditos angustiantes como los violines de Psicosis por ejemplo.

Para Death Proof, Tarantino se fue más allá de lo que nunca había viajado y nos trae una colección de canciones sesenteras y setenteras que nunca en la vida habiamos imaginado que existían, como la increíble y romántica Baby it's you, Jeepster de T Rex, Good Love, Bad Love y la tremenda Down in México, luego bajamos a las profundidades del soul con The love you save de Joe Tex, para cerrar con la alegría de Chick Habit.

Y ahí no para el asunto, también podríamos considerar la primera y perdida cinta del director My Best friend's birthday, la sección que dirigió de Four Rooms, el capítulo que dirigió de CSI y su próxima cinta, largamente esperada, Inglorious Bastards. Pero no nos compliquemos tanto, pongamos el cd The Tarantino Experience y veamos que otra sopresa encontramos, justo como cuando uno le pone una moneda a una rockola.



Comentarios

La flaca dijo…
Cuando lo vi anunciado hace algonos dias dije... Yo lo tengo que tener!!, y aun no lo tengo, snif!
Paola R. dijo…
Hola amor... pues si, el disco est genial, no me he cansado de oirlo cada vez que me subo al coche ;)
besos.
Negro Sandía dijo…
jajjaa hay que tenerlo, es algo que me encanta en sus peliculas..
Ruth dijo…
Pues como no estan habilitados los comments en el reciente post, aqui te informo que cuenten con mi ayuda incondicional!! :D

¡Mucha suerte en su proyecto!
Negro Sandía dijo…
Ya descargue el disco y esta genial... te lleva al mundo de Tarantino :)
Luis Luna dijo…
Muchas gracias Ruth.

Espero que no te arrepientas por ese ofrecimiento. ;)

Saludos a todos.

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.