Ladrones, rudos y cursis.

Los Ladrones viejos.

Dicen que la realidad supera a la fantasía y documentales como éste parecen estar hechos para comprobarlo. Frente a nosotros posan diferentes personajes, encabezados por El Carrizos, quienes hace varios ayeres eran miembros de un honorable gremio de ladrones que a mano limpia, sin cargar nunca armas, tenían la habilidad de abrir candados y puertas de mansiones y casas elegantes para deslizarse a salvo con cuantiosos botines de joyas, dinero, o cualquier otro bien, para así intentar llevar una mejor vida. Estos hombres que hoy se encuentran en prisión pugnando condenas interminables se deshacen en recuerdos y añoranzas de aquellos viejos tiempos en los que la vida y México era tan distinto a hoy en día, narrando increíbles hazañas como en la que un día el Carrizos, por pura chiripa, termina asaltando la mansión de el entonces presidente del País.

Narraciones que acompañadas de pietaje de la época en la que se resalta la tranquilidad y la inocencia que se respiraban en las calles en aquellos tiempos son apenas trastocadas por la otra cara de la moneda, la relación de estos hombres con la ley y la justicia, encarada por de detectives, la policía secreta, historias de eterna corrupción, de complicidad, encierros y tortura.

Aunque no me considero un experto en documentales, alcanzo a darme cuenta de la potencia que tiene éste, las fantásticas imágenes que crea en nuestras cabezas y que desùés nos despiertan a una dura realidad. Una excelente cinta, disponible ya en dvd.

Yo opino: * * * *.

(Los Ladrones viejos, Everardo González, México, 2007.)



Rudo y Cursi.

La ópera prima de Carlos Cuarón es una cinta sin grandes pretensiones y ello no tiene por que ser malo, por el contrario, con la sencillez de su lado fluye la historia sobre un par de hermanos que trabajan en una plantación platanera, juegan fútbol en sus ratos libres y sueñan con construirle a su madre una casita frente a la playa. La suerte decide que se crucen con Batuta, quien tras verlos rifársela en la cancha, decide llevarse a uno de los dos a la capital para convertirlo en jugador profesional, por lo que los hermanos, apodados el Rudo y el Cursi, tendrán que jugarse la suerte a trabes de un penal.

No es que sea una cinta de fútbol, por el contrario, ni la cámara se concentra en la cancha, ni la edición nos muestra emocionantes ensambles de los diferentes partidos, Carlos se concentra en los personajes, en su paso por las oportunidades, en su forma de aprovecharlas o desaprovecharlas y en las transas que en todos los niveles tienen que sucederse para que "los talentos puedan ser descubiertos", resultando en una cinta ágil y divertida.

Aunque quizás el director no tenga ninguna intención de decir algo, resulta interesante ver al final, lo que a veces ocurre en la vida; a los que les importa el futuro les va mal, a los que les va bien les importa un comino y la casita en la playa se termina construyendo con dinero sospechoso. No esta nada mal, pero no estaría de más que para la próxima, Carlos, hurgará un poquito más profundo.

Yo opino: * * *.

(Rudo y Cursi, Carlos Cuarón, México-EU, 2008.)

Aquí una de las geniales narraciones de El Carrizos.

Comentarios

Jos Velasco dijo…
Me gusta que expliques que no es una película de futbol, parece ser que los que la critican como una porquería se fueron por ese lado...
Luis Luna dijo…
Además que flojera ver a Gael y Diego haciendo chilenas y cuauctemillas.

je je.

Saludos!
jesusarmando dijo…
Ladrones viejos es de lo mejor del 2008, hace poco compre la de La cancion del Pulque tambien de Everardo González y tambien un buen documental
Starjammer dijo…
y yo queriendo hacer un documental, se que en tu inmensa sabiduria me recomendaras algo para ver y poder sacar un lineamiento real, ya sabes como soy para eso de las ideas centrales, un abrazo man...
Edd Gomez dijo…
en las Mil y una noche, se da a entender que en algunas culturas, el oficio de ladron no era visto con malos ojos.

los tiempos cambias, ahora los ladrones se candidatean para policos...y ganan

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.