Agridulce Reencuentro.

Este fin de semana fuí a mi natal Monclova para alistar todo para la próxima semana, ya que seré padrino de primera comunión, tuve que levantarme muy temprano el domingo para ir a misa (ósea a las 9 a. m.) y hasta me tocó ver a Chabelo y sus cataficcias, el chiste es que me sorprendió ver la participación y el entusiasmo de los niños en la misa, lo cual es muy bueno, a mi me caía muy gordo ir los sábados en la mañana al catecismo por que a esa hora pasaban en el cinco las películas de Capulina y me las perdía todas.

Ya de regreso en mi casa, me puse a rescatar mis viejos casetes, que estaban arrumbados en algún rincón del que era mi cuarto cuando vivía ahí y ahora es el de mi hermana... y la verdad que agridulce reencuentro. Para empezar, toda mi colección de grabados de radio, los que me quedaba hasta altas horas de la noche consiguiendo las rolas de moda, se borraron todos, me imagino que por viejos, algunos de datan del 94 y el último del 2000, en el que incluía la lista de las mejores rolas de fin de año, siglo y milenio. Mis Playlists, perdidos para siempre.

Luego mi casete de Björk, Post, que me lo grabo un amigo cuando yo todavía no le entraba a los cds y que ahora redescubro que me gusta mucho, todas las rolas me gustan. El álbum de Misión: Imposible, donde hay varias que me gustan mucho, entre ellas On & on de Longpigs, el de Great Expectations, donde todas las rolas me gustan pero mas Life in Mono de Mono y Sunflower, no recuerdo de quién... Y hasta ahorita es todo lo que he escuchado.

El lío es que cada rola me trae muchos sentimientos encontrados, por un lado me alegra volver a escucharlas y por otro lado me remontan a 10 años atrás, cuando apenas descubría el mundo y estaba solo, incomprendido y con muchas dudas acerca de la vida. Y me recuerdan que esos casetes eran mi única compañía en aquellos tristes días.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Hermandad de la Guerra.

Pedro Infante vive.

El Sueño de los cuartos infinitos.